Cómo un ataque de ransomware puede resultar en pérdidas para una empresa

Cómo un ataque de ransomware puede resultar en pérdidas para una empresa

Un secuestro de dichos datos puede llevar a que una empresa enfrente grandes consecuencias. Para darle una dimensión a esto, planteamos un escenario reciente que sonó mucho en los medios: el secuestro de datos de los usuarios de Garmin. Sigue leyendo para enterarte del daño que un ataque como este puede llegar a crear en una empresa, visto desde el ángulo del valor que representa la lealtad del cliente.

El secuestro de datos de los usuarios de Garmin

Recientemente se anunció que Garmin, la productora de relojes inteligentes para medir entrenamientos basada en Estados Unidos, fue víctima de un ciberataque — específicamente, un ataque de ransomware donde los datos de los clientes de Garmin fueron secuestrados. En este ataque, los perpetradores se adueñaron de los datos de los clientes, lo cual significó que usuarios asiduos a su plataforma no pudieron hacer uso de su aplicación con la que miden y dan seguimiento a sus entrenamientos.

¿Cuál fue la respuesta de la marca?

Los usuarios no podían hacer nada, y la empresa no informó al respecto. A pesar de interrumpir el servicio, si una marca comunica el hecho debidamente y con la empatía necesaria, los usuarios pueden llegar a entender. Sin embargo, cuando una marca permanece callada y no responde activamente para retener la lealtad de los clientes (que fue lo que sucedió), éstos se van con la competencia.

Por lo que surge la siguiente pregunta: ¿es posible perder a un cliente de 5 años en 1 semana? La respuesta es un rotundo sí. La repercusión que puede tener una mala experiencia de usuario puede ser abismal para una empresa. Y si esta empresa no está al tanto de cuidar a sus clientes, éstos pueden con el tiempo optar por otros servicios — a pesar de haber mostrado una lealtad continua durante varios años.

Cómo medir el retorno en inversión para evitar ciberataques

Una forma de ver la inversión de servicios de ciberseguridad es como un seguro médico o automotriz. No es sino hasta que enfrentas un gasto fuerte cuyo impacto puede ser mitigado por el seguro que dimensionas el valor del mismo. De la misma manera, no es sino hasta que se enfrentan las pérdidas asociadas con una brecha de seguridad que entonces se agradece o se lamenta haber invertido en esta área anteriormente. 

El software de protección contra los ciberdelincuentes así funciona. Para protegerte y a tu empresa contra ataques de phishing, malware y ransomware (entre otros), el software actúa como filtro para ayudarte a reducir el riesgo de ser víctima de un ataque. Como parte de este proceso también se crea un plan de educación al usuario así como un plan de respuesta ante posibles ataques, mitigando el alto impacto que una brecha de seguridad puede tener en el flujo operativo.

Todo depende de una decisión — ya sea provisoria o improbable. Y la decisión es tuya. Hay que aprender de Garmin y evitar perder en momentos lo que se construye en años: la lealtad hacia una marca.

Raquel Villarreal